El pasado sábado aterrizamos en Molo (Kenia), con la primera remesa de los más de 50 voluntarios que este verano se desplazarán desde España para vivir una experiencia única e inolvidable.

Todos ellos llevan en su equipaje toneladas de ilusión y expectación ante un viaje que se antoja único. Diferente programas de bricolaje, construcción, enseñanza, cultura, costura, etc….serán llevados a cabo con el fin de impulsar la escuela de Shakinah, y mejorar la calidad de vida y enseñanza de los niños que a ella acuden.

Al mismo tiempo, es un baño de enriquecimiento mutuo, como ocurre siempre que dos culturas interactúan de manera intensa y constructiva.

Nos esperan semanas para el recuerdo…

Empezamos!

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0