Recién llegados de un intenso viaje por Kenia y Uganda, donde durante 8 días hemos recorrido más de 1.500 kilómetros por carreteras africanas, queremos compartir con todos vosotros la alegría de un viaje inolvidable. Del 3 al 11 de Diciembre, hemos estado analizando diferentes puntos de localización para nuestros próximos proyectos, y como siempre, nos hemos sentido, o mejor dicho, nos han hecho sentir como en casa. Gracias desde aquí a nuestros amigos africanos por su maravillosa hospitalidad.

El viaje se inició aterrizando en el aeropuerto de Entebbe después de muchas horas de vuelos y escalas, y nada más tomar tierra, nuestro amigo Fred nos recogió para emprender un viaje de 12 horas hasta Molo (Kenia), con cruce de fronteras incluído, toda una experiencia!

Una vez allí, centramos nuestros esfuerzos en analizar la situación del proyecto Shakinah, una escuela abierta para niños en situación muy precaria, y que tiene por delante un 2017 realmente complicado. Después de largas sesiones de reuniones con ellos, el equipo de AGUA reflexionó sobre diferentes vías que permitan la viabilidad del proyecto, y decidimos, como no podía ser de otra manera, que teníamos que ayudarles a salir adelante. De lo contrario, la escuela estaba condenada a su cierre.

Además de la compra de 300 pollos para iniciar la actividad de producción y venta de huevos, AGUA ONG aprobó el proyecto para la construcción de un albergue con capacidad para 20 voluntarios, que con sus aportaciones económicas de alojamiento podrán ayudar al proyecto a salir adelante, bajo la tutela de AGUA ONG. La construcción del albergue está prevista para la próxima primavera, entre los meses de marzo y abril.

Además de esto, iniciamos los estudios para la construcción de un próximo pozo en la escuela, una vez tengamos todos los datos técnicos para el mismo. La estimación sería para finales de 2017.

Una vez concluido nuestro plan en Kenia, tomamos el coche rumbo a Fort Portal (Uganda Oeste), viaje para el que necesitamos 2 días, dado que nos separaban casi 900 kilómetros. Para aliviar un poco la dureza del trayecto, decidimos hacer noche en Kampala, la ciudad que nunca duerme.

En Fort Portal, con la ayuda de nuestros amigos de Ruwenzori Child Help Foundation, visitamos la Comunidad de Harugongo, donde más de 800 personas se encuentran sin acceso a agua limpia desde hace más de dos años, cuando una avería inhabilitó un pozo existente en la comunidad.

Una vez chequeado el lugar y sus necesidades, estamos analizando el presupuesto necesario para la reparación de las instalaciones, que rondará los 1.900 euros, y una vez tengamos estudiado el conjunto del proyecto, lo llevaremos a cabo, probablemente entre el 15 de enero y el 15 de febrero.

Hemos vuelto con mucho trabajo por delante, pero con una gran ilusión, como siempre que viajamos a ese maravilloso continente llamado África.

Un abrazo
AGUA ONG

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0