El acceso a una red de agua potable y un saneamiento eficiente es un derecho fundamental del ser humano. Sin embargo, unos 300 millones de africanos carecen de acceso a agua potable, y al menos catorce países del continente sufren un déficit permanente de agua.
Actualmente, la principal consecuencia de la carencia de agua potable es la diarrea, que constituye a día de hoy, una de las principales causas de mortalidad infantil, al provocar deshidratación y acentuar las consecuencias de una mala nutrición crónica.

Pero esta no es la única derivada negativa que este problema genera. Esta situación afecta muy negativamente al desarrollo educativo y a la salud de la población, provocando cuantiosas pérdidas económicas como consecuencia de la pérdida de capacidad productiva de los adultos y, a largo plazo, impide a los países que la sufren dejar atrás el subdesarrollo económico, condenándoles sin esperanza de mejora.

La falta de recursos para el desarrollo de infraestructuras con las que hacer frente a las sequías que periódicamente se suceden, y la imposibilidad de distribuir agua a todos los núcleos de una población esencialmente rural y muy dispersa, es uno de los grandes problemas para avanzar en este campo.

Además de ello, a pesar de tratarse de un continente escasamente industrializado, otro de los grandes obstáculos relacionados con la gestión del agua, es la contaminación, favorecida por la escasa capacidad correctiva de las administraciones locales.

En los países más desarrollados, como Sudáfrica, es frecuente la contaminación por residuos industriales y agrícolas, tales como metales, pesticidas o fertilizantes. El principal problema lo constituye la falta de depuración de las aguas residuales urbanas, en países caracterizados por el caótico desarrollo de los barrios marginales en las grandes ciudades. ¿Las consecuencias? La aparición de brotes de cólera y tifus, así como gastroenteritis endémica, siendo éstas unas de las principales causas de mortalidad infantil en las zonas más pobladas del continente.

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0